Una Carta del Obispo2017-04-27T19:27:00+00:00

Mis Hermanos y Hermanas en Cristo

Como discípulos misioneros que somos, no solo somos testigos de Jesús en nuestra comunidad, pero también a nuestros hermanos y hermanas del futuro. Hemos sido encomendados por Dios, igual como fueron las generaciones pasadas, a ser buenos administradores de los regalos que Dios nos ha dado y saber cómo usarlos hoy y para el futuro.

Muchos hemos llegado a conocer la belleza que es la Iglesia en nuestras parroquias, escuelas católicas o en los ministerios de la Diócesis. Todo esto lo tenemos gracias a los sacrificios, la generosidad y el amor de nuestros antepasados.

Estas familias, que son nuestros hermanos aunque nunca los conoceremos, siempre tenían el futuro en mente. Ellos también sabían que nunca nos conocerán, pero querían servirnos de alguna forma. La fe de muchos, al igual que su pertenencia, participación y corresponsabilidad es la razón de porqué hoy tenemos 117 parroquias/misiones, 28 escuelas primarias y 6 preparatorias católicas en nuestra diócesis. Sus obras hicieron que una cantidad innumerable de personas llegaran a tener una relación personal con Jesús.

Es con esto en mente que tengo el placer de anunciar un esfuerzo histórico, la Campaña diocesana, para satisfacer las necesidades de hoy y mañana. Nuestra meta es de recaudar $100 millones de dólares para poder construir un futuro sólido en nuestra diócesis.

Las páginas que siguen son un guión del plan que hará esta visión una realidad, un plan que fue formada escuchando, meditando en oración y discerniendo junto a los líderes clérigos, religiosos y laicos en nuestra diócesis. Cada elemento de este caso tiene un resultado en mente, «de traer a las personas a una relación más profunda y personal con Jesucristo, nuestro Salvador.» Los invito a que una na a mi y a mis hermanos sacerdotes en este esfuerzo y que «confiemos en el Señor de todo nuestro corazón» y seamos parte de un cuerpo y una sola mente para que construyamos Su reino para la Gloria de Dios!

Siganme y together let us go forth ~ Juntos sigamos adelante

— Obispo Thomas J. Olmsted